Búsqueda de recursos hídricos Subterráneos (HRS)

Las estructuras geológicas y geomorfológicas que pueden ser detectas mediante el GPR son:

  • Identificación de flujos subterráneos y cuerpos de agua (diferentes tipos de acuíferos)
  • Caracterización hidrogeológica
  • Identificación de zonas de mayor almacenamiento
  • Caracterización del entorno estructural.
  • Identificación de valles fluviales enterrados.

Los valles fluviales enterrados son la fuente más productiva de agua potable. Estos valles soterrados pueden encontrarse a diferentes profundidades de la superficie bajo diferentes sedimentos.

El agua puede localizarse en rocas permeables como arenas, gravas o calizas, y rodeadas de rocas impermeables (lo que denominamos ‘acuífero confinado’).

El GPR permite detectar las fallas, que usualmente son fuente de agua. A menudo, los valles fluviales se encajan en fallas tectónicas. Esto puede verse en la figura inferior: hay una conexión clara entre la falla y el valle fluvial.

Podemos identificar regularidades estructurales y paleogeográficas a partir de ciertos tipos de secciones geoeléctricas.

 

El GPR puede detectar el acuífero hasta profundidades de 200 m.

Nuestro GPR puede encontrar agua en el desierto, aún si ese desierto estuviese en Marte.